Barraca 25

Uno entra en los archivos muchas veces como pidiendo perdón, sabiendo que andará a tientas sin saber a dónde. Siempre que se abre un legajo, deshaciendo el nudo de cinta, las certezas desaparecen. Nunca se sabe que se encontrará, que se hallará. Buscando un dato, se encuentra una imagen. Buscando una imagen, se encuentra una lista, y buscando la lista se encuentra un poema.

Este poema no tiene autor. Tan sólo ponía una fecha (1939) en la copia mecanoescrita que se conserva en los Archivos Departamentales del Aude. Uno empieza a pensar que quizá sus ojos sean los primeros que leen este poema en años. Y empieza el temblor.

 

PB020162

Anuncios

~ por cartasamaria en 4 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: